Salud

Qué es el acoso laboral

El día a día suele encubrir conductas de abuso. Cómo detectarlo.

mobbing

Si bien el más conocido y el que despierta más rechazo es el acoso de tipo sexual, lo cierto es que no es la única forma de violencia que se puede ejercer en los lugares de trabajo; existe una violencia igual de grave: la violencia psicológica laboral, que causa un gran impacto negativo en la vida profesional y personal de quienes la sufren.

En el mundo, esta violencia psicológica laboral se la conoce con el nombre de mobbing (del inglés “to mob”, que significa atropellar), una práctica que para ser considerada como tal debe darse de forma continua y sistemáticamente trayendo consigo consecuencias tanto psicológicas como físicas para su víctima, quien se ve indefenso ante sus agresores.

El psicólogo Heinz Leymann fue el primer experto europeo en dar una definición técnica del mobbing como “el encadenamiento sobre un período de tiempo bastante corto de intentos o acciones hostiles consumadas, expresadas o manifestadas, por una o varias personas hacia una tercera: el objetivo”. Según esta definición, el mobbing sería un proceso de destrucción que provoca la exclusión laboral dirigida hacia una tercera persona que en realidad es la víctima.

El mobbing es una forma de violencia discriminatoria hacia una determinada persona por parte de sus superiores o el resto de compañeros que afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades y puede llegar a causar problemas psicológicos. Los especialistas han definido diferentes fases del fenómeno, lo cual significa que si no se previene a tiempo puede llegar a ser causa de despido, del abandono voluntario del trabajo y hasta llevar al suicidio a la víctima del mobbing.

Además, se evidencian en el día a día en síntomas que -somatizados- derivan en dolores de cabeza, contracciones musculares y enfermedades gastrointestinales como son el colón irritable o la úlcera, por nombrar sólo algunas de las afecciones posibles.

El mismo comienza a manifestarse cuando se lo obliga al trabajador a realizar tareas contra su propia voluntad, cuando lo cambian habitualmente de ubicación, cuestionan todas sus decisiones, lo critican, dicen que tienen problemas psicológicos o simplemente lo ignoran. Es decir que se ejerce sobre el trabajador una presión psicológica teniendo como consecuencia el despido o renuncia del mismo.

Si bien esta figura -observada en el ámbito del trabajo- se ha dado recién a conocer públicamente en los últimos años, lo cierto es que es una práctica que se da desde que la mujer abandonó las labores domésticas, se independizó y entró al mundo del trabajo, haciendo valer sus derechos, hasta entonces oprimidos. Si bien el mobbing puede darse en contra de hombres y mujeres, son principalmente estas últimas las más afectadas.

En Argentina, este término está poco difundido y no existe legislación al respecto, pero según un informe de la Organización Internacional del Trabajo del año 1998, Argentina manifestaba un 6,1% de casos en los varones y un 11,8% en las mujeres, esto es en cuanto a las agresiones físicas. En cuanto a los incidentes sexuales eran sufridos sólo por las mujeres en un 7%. En muchos países este fenómeno constituye un grave delito, el cual es castigado duramente. Se lo conoce como acoso moral.

Según la opinión del Dr. Héctor Recalde, especialista en Derecho Laboral, la situación en nuestro país es muy grave dada la precaridad laboral de muchos sectores. Las leyes protegen menos al trabajador en negro y, además, hay más temor, por parte del dependiente, de perder su empleo por miedo a que el empleador de malas referencias y no pueda obtener luego empleo en otro lado.

Cabe destacar que la violencia por razón de género -o discriminación- ha sido abiertamente rechazada, (incluso prohibida), en diversas convenciones internacionales como en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ya en el año 1966. Sin embargo, en muchos países, sobre todo de Latinoamérica, el mobbing en el ámbito laboral recién se hace conocido hace algunos años y aún queda mucho por legislar en este tema.

La Organización Internacional del Trabajo recomendó -en el informe anual del período 2005-2006- que las empresas deben recurrir a la capacitación como prevención del problema, así como al diálogo entre líderes de los distintos niveles de la compañía.

Para Pablo Molouny, country manager de Trabajando.com Argentina, “cada persona de la organización es un elemento imprescindible para mantener el equilibrio en las relaciones personales, y de esta forma evitar la generación de cualquier situación de discordancia de poder, que puedan significar que una persona de la empresa se sienta amenazada o agredida psicológica y físicamente por un par o líder”.

Un pensamiento en “Qué es el acoso laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *