Cocina

Cómo tener siempre perejil fresco

Es la más común entre las hierbas aromáticas. Consejos para cultivarla en casa.

perejil

Existen algunas especies de hortalizas de las que se pueden aprovechar las raíces o tubérculos, como así también las hojas. Tal es el caso del perejil, que puede cultivarse en un espacio muy reducido –en huerta o maceta pequeña– y no requiere de grandes cuidados.

Esto permite ir cortando ramitas según se vayan necesitando. Las hojas se consumen frescas o secas como condimento en variados platos de carne o pescado, también en sopas y elaboración de salsas.

El perejil es una planta bianual, de tallos delgados, ramificados y angulosos, de hasta 80 cm de altura. Tiene las hojas lampiñas partidas en tres gajos dentados y flores blancas o verdosas. Las semillas son menudas y de forma ovoide.

Cultivo en maceta

Nuestro perejil tendrá siempre mejor sabor que el comprado, porque lo podemos cortar justo en el momento en que nos hace falta, evitando que se nos estropee en la heladera. Para su cultivo sólo se necesita una maceta, un poco de tierra, unas semillas, regarla con frecuencia y buenas dosis de sol.

Manos a la obra: – Buscar una ubicación con mucha luz, donde dé el sol de 4 a 6 horas al día. Un balcón o una terraza suelen ser sitios ideales. Si se cultiva en interior buscar rincones bien luminosos.

Llenar una maceta con tierra especial para colocar las semillas de perejil. Cualquier época del año es buena para plantarlas, aunque conviene evitar los días de excesivo calor o frío.

La germinación del perejil suele ser muy lenta, pudiendo tardar hasta casi un mes en aparecer las plantitas. – Regar la maceta con frecuencia, evitando que no quede encharcada ya que podría pudrirse o crearse hongos. Es conveniente un riego frecuente pero en pocas cantidades.

Para lograr una mata compacta y tierna no se deben dejar nacer las flores. Hay que arrancarlas cuando comienzan a aparecer. También se puede armar otro recipiente con tierra y cuando el primero florezca, dejar caer las semillas de las flores sobre la tierra para así tener perejil al año siguiente.

La recolección del perejil, se debe realizar luego de los primeros tres meses en los cultivos de invierno y dos meses aproximadamente en verano. Aunque podemos cortar los tallos de perejil que necesitemos durante todo el día, es recomendable recolectarlo por la mañana antes de que la planta empiece a sentir los efectos del calor.

4 pensamientos en “Cómo tener siempre perejil fresco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *