Salud

Mantras que alivian

La vibración libera la mente de lo que la limita. Cómo lograr paz interior.

Mantras

El sonido es uno de los primeros estímulos al que reacciona un bebe, aún dentro del vientre materno. La contaminación sonora, por su parte, tiene un importante impacto negativo en la salud.

Por eso, la ciencia comenzó a interesarse por el sonido. El científico japonés Masaru Emoto analizó la relación del agua y de diversos estímulos sonoros. Cuando expuso el agua destilada a música clásica, se formaron hermosas estructuras, delicadas y simétricas; en cambio, cuando se cambió a música heavy metal, el agua no formó cristales sino estructuras sin orden y fragmentadas.

Partiendo del dato de que el cuerpo está compuesto de un 70 por ciento de agua, es fácil inferir el efecto que los sonidos pueden generar en él.

Hace miles de años, en Oriente, se dedicaron también a estudiar este fenómeno. Fue así que, después de profundas observaciones, en la India se originaron los mantras.

Una simple sílaba

Un mantra es un conjunto de sílabas que se recita un determinado número de veces para conseguir un logro. Albina Lara, instructora de yoga de la Fundación Indra Devi y especialista en el tema, explica: “Pueden ser utilizados para movilizar la energía, inteligencia e intuición necesarias ante determinadas circunstancias. Por ejemplo, cuando necesitamos conectarnos con nuestra sabiduría interior para poder tomar una decisión importante o movilizar nuestra creatividad en alguna tarea que así lo requiera. Son sonidos que nos ayudan a invocar nuestras mejores cualidades internas para desarrollarnos en diferentes momentos de la vida.”.

Sin embargo, no son “fórmulas mágicas” que al ser repetidas cierta cantidad de veces permitan materializar algún deseo, sino instrumentos que facilitan hallar el equilibrio y la transformación espiritual. Agrega Lara: “Se puede decir que facilitan la meditación, porque ponen de nuestro lado el poder maravilloso del sonido, un verdadero aliado a la hora de concentrarnos y calmar nuestra mente, ese ‘mono loco’ que no para nunca.”.

El mantra más poderoso es el OM, que es el símbolo de lo Absoluto, de lo Infinito, del Todo, la vibración original del Universo. Hay diversos tipos de mantras, algunos que invocan en el interior de cada uno energías específicas, como la de la abundancia, o la necesaria para trabajar ciertos obstáculos de la vida y aquellos más abstractos, como el de la respiración: So Ham, muy utilizado en la meditación.

Una afirmación repetida en forma de mantra puede brindar grandes resultados, siempre que se trate de algo positivo. Por ejemplo, “Puedo superarlo”, “Estoy seguro, estoy aquí”, “Amor, paz”.

En cuanto a su práctica, se los puede cantar, repetir en voz alta o baja (como si se tratara de un cuchicheo), mentalmente e incluso escribiéndolos.

“Si bien los mantras pueden entonarse en nuestra lengua materna o en cualquier otra, son mucho más poderosos en sánscrito. Ello se debe a que esta lengua deriva de manera directa de los sonidos primigenios y, por lo tanto, es la que más se acerca al poder del sonido puro”, afirma Lara.

Así como todos pueden practicar Hatha Yoga, el yoga de las posturas y la respiración, todos pueden practicar el Mantra Yoga o yoga del sonido. En este caso, el cuerpo es el instrumento y, a través de la entonación, la vibración penetra desbloqueando, armonizando y sanando.

Virtudes y recomendaciones

El canto y repetición de mantras son altamente positivos porque producen relajación, reducen el estrés, aumentan la creatividad y la concentración, limpian el organismo de tensiones y ayudan a liberar bloqueos energéticos almacenados en el inconsciente.

Son ideales para:

• Alumnos de Hatha Yoga, porque completa y profundiza la práctica de posturas y respiración.

• Trabajadores de la salud, debido a que puede constituir una ayuda interesante por cuanto los mantras movilizan energías de sanación interior. Más aún, investigaciones recientes corroboraron algo que los sabios de la India sabían desde hace miles de años y es que el canto, especialmente de los mantras, por sus estructuras específicas, produce disminución del dolor y de la presión arterial elevada, entre otros beneficios. No reemplazan a la medicina, pero pueden aumentar su efecto de curación.

• Creativos y artistas, para abrir el camino de la creación al desbloquear energías, estimular el hemisferio derecho cerebral y potenciar la intuición al trabajar especialmente con el sentido del oído.

• Todas aquellas personas que quieran vivir mejor.

Cómo se practica

La clave de la técnica para su realización puede sintetizarse en cinco puntos fundamentales:

• Dedicarle unos cinco minutos a la repetición en voz lo suficientemente alta como para que uno la pueda escuchar.

• El mantra debe ser aprendido tal como se lee, salvo en el caso de la H que se pronuncia como una J en Hare.

• Hacerlo una y otra vez.

• Relajarse, respirar rítmica y suavemente.

• Dejar que la vibración purificadora del sonido vaya ocupando cada rincón de la mente e inmediatamente el estrés cotidiano quedará a un lado y los pensamientos se volverán mucho más claros.

• Por último, practicar mantras es una experiencia movilizadora y muy gratificante, que puede realizarse en cualquier lugar, tanto en un salón de meditación como en un embotellamiento de tránsito.

Fuentes: www.fid.orga.ar – mind-surf.net/mantras.htm – www.publispain.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *