Salud

Un día de profunda desintoxicación

Cómo lograr desenchufarse en 12 horas y vivir un día especial.

Un día de profunda desintoxicación

Cuando hablamos de desintoxicación, nos referimos tanto al cuerpo y la mente como a las emociones. Por más que limpiemos el cuerpo de toxinas, si seguimos acumulando tensiones y estrés, nuestro organismo estará propenso y receptivo a las enfermedades. Desconectar la cabeza es el primer paso.

Proponete 12 horas de silencio: “¿¡Doce horas de silencio!? ¡Imposible! ¿Y la casa, los chicos, mi marido…?”. Si no tenés ni un solo día para vos, estás en problemas. Dejá que los demás se encarguen, delegá en otros las responsabilidades y tomate un día completo para vos. Desconectá el celular, la computadora, todo. Si podés regalarte un día en un hotel para tomar sol al lado de la pileta o nadar, ¡sería maravilloso! Si no, simplemente con ir a un parque a caminar, con una botella de agua mineral y ropa cómoda ayudará a desenchufarte del mundo.

Durante ese día, hacé un ayuno de frutas. podés comer todas las que quieras, de hecho, elegilas de todas las variedades: manzana, pomelo, naranja, banana, pera, kiwi, mango, frutillas. Cada vez que sientas hambre, comé una fruta. Ese día no te preocupes por las calorías. Las frutas limpiarán tu organismo y lo llenarán de energía.

Es importante que te hidrates bien durante ese día. Lo ideal sería tomar por lo menos 4 litros de agua mineral durante esas 12 horas. ¿¡Cuatro litros!? Sí, no es tanto. Cada litro contiene aproximadamente cuatro vasos de 250 cl. Con tomar un vaso de agua cada media hora, habrás superado los 4 litros. Seguramente necesites ir seguido al baño. Eso es muy buen. Estás limpiando tus riñones e intestinos.

Podés escuchar música suave. Evitá temas románticos que generen emociones. Es preferible escuchar música instrumental con el fin de generar un sentimiento de profunda paz.

Evita la lectura y mucho más la televisión o cualquier otra distracción sólo por ese día. Es un momento para entablar un diálogo con vos misma. Pasarás por distintas sensaciones: aburrimiento, melancolía, felicidad, serenidad, dejá el espacio para que todas afloren. Si vivís tapando tu diálogo interno y no aprendés a escucharte, nunca te sentirás completa. No necesitás nada del afuera. Aprendé a estar a solas con vos misma.

Si querés, podés tener un cuaderno o libreta e ir escribiendo las distintas emociones y pensamientos que vayan surgiendo. Esto puede resultar muy terapéutico y esclarecedor.

Por la noche, podés hacer una cena normal, retomando lentamente tu rutina diaria. Reencontrándote con tus afectos y comunicándote con la palabra. Sin embargo, seguramente te sentirás distinta. Un solo día de desintoxicación genera un cambio profundo en la persona.

Si podés, repetí “este día especial” al menos una vez al mes.

5 pensamientos en “Un día de profunda desintoxicación

  1. buenisimo….yo lo practico desde hace un tiempo, no por doce horas, les comento que el jugo de piña, es excelente, la maca, harina de coca, linaza…son excelentes y caminar en las sierras mas todavia…

  2. me parece muy bien, conozco personas que se toman la mitad de la semana, justo el miercoles, y no hacen nada de su rutina diaria,voto de silencio y lecturas o música.

  3. si, muy necesario para encontrarse con la persona q nos acompaña siempre, nosotros mismos, y dedicarle tiempo a su cuerpo y a su alma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *