Sociedad

Recuerdos on line

Antes, las fotos eran guardadas en cajas o en álbumes de tapa dura. Hoy, se almacenan on line y cada vez son más los nostálgicos que las mandan a imprimir en libros personales.

Recuedos on line

Con la llegada de las cámaras digitales cambiaron muchos hábitos relacionados con la fotografía. Especialmente los malos. Antes era usual perder las fotos porque el rollo había quedado perdido en un cajón y ya vencido el revelado, en el mejor de los casos, nos devolvía la imagen del fantasma Gasparín. Otro clásico era no pasarse de rosca con las fotos porque no era, precisamente, un vicio barato. Se sacaba la foto, una foto del momento en cuestión, no más, y después se vería cómo había quedado.

Con la llegada de la era digital, todo cambió. Se pasó a disparar fotos como si la cámara fuera una ametralladora. Ya nadie se preocupa por acordarse de llevarlas a revelar. Todas están agolpadas en la computadora con lo cual, torturar a los parientes con las últimas gracias del nene requiere de cierta tecnología que evita llevarlas con una en la cartera como arma mortal.

Sin embargo, quienes nos criamos mirando el álbum de fotos de las abuelas, seguimos pidiendo a gritos tener las fotos en forma material. Para eso, además de la posibilidad de imprimir las fotos digitales en papel fotográfico imitando a las tradicionales, hay empresas que para evitar el viejo álbum ofrecen photobooks o libros fotográficos que permiten imprimir en un libro las mejores tomas de las vacaciones, de una fiesta o de lo que sea.

En la Argentina son varias las empresas que brindan esa posibilidad. El libro se diseña online a través de un software especial, de funcionamiento muy sencillo, que ofrecen las mismas empresas en sus páginas. Da lo mismo si se es usuario de PC o Mac, sirven para ambos. Con ayuda de ese software, el usuario puede crear por si mismo, cual diseñador gráfico, su libro de fotos. Para ello cuenta con variados diseños de fondo ya predeterminados pudiendo agregar textos y epígrafes a las fotos para hacerlo, visualmente, más ágil y más parecido a un libro comercial de fotografías, lo suficientemente cómodo para llevarlo de acá para allá o dejarlo decorativamente en la mesa del living.

Continúe leyendo la nota en la edición Nro. 1375 de la revista Mía.

Un pensamiento en “Recuerdos on line

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *